Tercera edad como llevar una vejez saludable. Desde que nacemos debemos prepararnos para nuestra vejez, el secreto está básicamente en llevar un estilo de vida saludable y en controlar los factores de riesgo modificables. La idea es prevenir, no limitarse a solo ir al médico cuando la enfermedad se presente.

Contar con información educativa sobre el cuidado  de su salud integral es el primer paso para una buena prevención. También, se debe tener en cuenta que la familia juega un papel bastante importante en la salud física y mental de una persona de edad avanzada.

Para llegar a alcanzar una vejez saludable aconsejamos seguir estas indicaciones:

Tercera edad como llevar una vejez saludable

Tercera edad como llevar una vejez saludable

 1. Dieta.- Debe seguir una dieta balanceada en donde se incluya los diferentes tipos de alimentos. Debe evitar consumir en exceso de grasas saturadas y azúcares.

Un anciano sano debe consumir todos los grupos de alimentos, una 2000 calorías aproximadamente, un 20 % menos de  lo que un @dulto consume. Debe preferir carbohidratos complejos como arroz, papa, pastas, pan y no comer muchos azúcares: incluir proteína de origen animal y vegetal y consumir bastante fibra (frutas, verduras y avena).

Dentro de los nutrientes importantes a cuidar están el calcio (leche y derivados), para evitar la osteoporosis; el cromo (aceite de maní, granos y productos de mar), evita que se vuelvan intolerantes a la glucosa; zinc (carnes, lácteos y productos de mar), ayuda a la función inmune y mejora el apetito, y selenio (carnes, lácteos, huevos y granos -maní y nueces incluidos), es un antioxidante contra el cáncer.

Si existen enfermedades como la diabetes o la hipertensión, la dieta debe adecuarse según las indicaciones del médico. También hay que tener en cuenta las interacciones entre los medicamentos y los micronutrientes.

En general, es importante que use condimentos naturales: tomillo, laurel, ajo, cebolla, perejil y limón; que consuma sus comidas bajas en sal y que proporcione un ambiente agradable en el momento de comer: mantel, vajilla, cubiertos, utilizando colores contrastantes, y buena compañía.

2. No fume ni beba licor.

Hay que recordar que dejar de fumar a cualquier edad ha demostrado, según muchos estudios científicos, ser benéfico para la persona. Un ejemplo claro de ello es la disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular después de dos años de haber dejado de fumar, independientemente de la edad.

3. Haga ejercicio en forma moderada y rutinaria – Hay que realizar ejercicios en el cuello, para fortalecer los músculos en forma rutinaria. Sentado, en una silla, ya que en algunas oportunidades puede producir mareo y vértigo, suba y baje la cabeza. Llévela al lado derecho y al izquierdo. Gírela en forma circular.

– Estire sus hombros. Súbalos y bájelos.

– Practique alguna actividad diaria, pero antes de iniciar cualquier programa asesórese de un experto en el tema y hágase un chequeo médico previo.

– Recuerde que el ejercicio reactiva el organismo y todos sus sistemas y garantiza un buen funcionamiento.

4. Evite los excesos desde el punto de vista físico, mental y laboral. Estos pueden conducir a la aparición de algunas enfermedades.

5. Controle su presión arterial, por lo menos cada seis meses, mucho más si ya tiene más de 60 años.

6. Una de las enfermedades más importantes en las mujeres ancianas y que se puede prevenir y tratar en forma curativa, si se diagnostica precozmente, es el cáncer de seno.

Existen medidas de prevención primaria como es el autoexamen de seno e incluso la realización de mamografías (especialmente en aquellas mujeres con antecedentes familiares de cáncer de seno) que son muy útiles para prevenir esta enfermedad.

El autoexamen debe realizarlo cada mes, palpando sus senos para detectar cualquier cambio que debe consultar con su médico.

7. En los hombres, es importante que dentro de su chequeo rutinario se tenga en cuenta el examen de próstata. Existe no solamente el método del tacto rectal sino medición de sustancias en sangre que pueden orientar hacia la prevención de enfermedades como el cáncer de próstata.

8. En ambos grupos es importante controlar los factores de riego de cáncer de pulmón. No fume. O de cáncer de piel: no abuse del sol, utilice protector solar y no se exponga entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde.

9. En Colombia es frecuente el cáncer gástrico. Si tiene antecedentes familiares y síntomas a nivel gastrointestinal consulte a su médico, él le podrá orientar. También modifique sus hábitos de dieta. Incluya frutas y verduras. Evite picantes, condimentos, alcohol…

10. Controle su visión cada año.

Para personas mayores de 60 años se recomiendan chequeos anuales para detectar cataratas, glaucoma y enfermedades de la retina.

En pacientes con diabetes o hipertensión arterial, quienes tienen mayores riesgos de presentar enfermedades en la retina como hemorragias o trombosis venosas, estos controles son más indispensables.

En los mayores de 70 años, además de las cataratas se pueden encontrar degeneraciones seniles de la mácula, que es la parte más importante de la retina. Es una enfermedad degenerativa que no tiene tratamiento efectivo actualmente y que se considera causada por una mala circulación a nivel retiniano.

Esté atento también a signos de alerta y consulte: visión de mosquitos o cuerpos flotantes. visión de luces los cuales son sospechosos de desgarros o desprendimientos de retina; dolor intenso en horas nocturnas o sitios oscuros como teatros; pupilas de diferente tamaño, cambio súbito en la visión, entre otros.

11. Controle su audición anualmente. En esta etapa pueden presentarse algunas disminuciones en la agudeza auditiva. Si son muy notorias existen tratamientos y aparatos especiales para ayudarle.

Además, evite ruidos que dificulten la comunicación: gritos, música estridente; no utilice gotas o aceites no formulados, si observa pérdida súbita de la agudeza auditiva o molestias, acuda al médico.

12. Visite a su odontólogo con frecuencia, mínimo una vez al año (mejor cada seis meses) y mucho más si tiene alguna molestia.

Use hilo dental dos veces al día, no utilice palillos, cepille los dientes después de cada comida, con cepillos de cerda suave, limpie las prótesis (cajas) con cepillos de cerdas duras.

13. Acuda a un control médico general, mínimo una vez al año o en un tiempo menor si sufre de algún problema o si así lo sugiere su médico.

La idea es determinar, de manera prematura, posibles enfermedades y/o evitar su aparición.

Tenga presente que la seguridad social para el anciano ha sido de las que más se ha beneficiado con la Ley 100 y se ha aumentado la cobertura del 20 al 60-65 por ciento.

14. Quite de su diccionario el concepto de minusvalía. Usted no es incapaz, ni social ni psicológicamente, por el solo hecho de ser anciano.

No se descalifique así mismo por su edad. Usted es y seguirá siendo productivo y útil para su familia, para la sociedad y para el Estado, incluso aunque otros digan lo contrario.

15. Busque niveles altos de autoestima, rodeándose de cariño y amor de la familia y de los amigos.

La baja autoestima solo le traerá consecuencias negativas como el abandono, el aislamiento y la soledad e incluso podría empeorar algunas enfermedades.

Mejor, ría con frecuencia por motivos reales, busque afecto y cariño.

Las familias no deben olvidar que su presencia es fundamental para la calidad de vida de los abuelos. Quienes no poseen familia como estructura socio cultural pueden tener un equivalente con los amigos.

16. La Constitución establece derechos para los ancianos, pida que estos sean respetados.

17. No olvide que en Colombia hay más de tres millones de personas mayores de 60 años, muchas de ellas no solamente con altísimas capacidades decisorias sino con experiencias que solo los años les han podido dar.

Si aprendiéramos de ellos y les tuviésemos en cuenta para grandes decisiones del país es muy factible que encontraríamos mejorías notorias de nuestra población.

18. Aprenda a manejar su tiempo libre. Este es uno de los principales problemas de los ancianos, más aún en una cultura como la nuestra que limita y aísla. El anciano ante el no hacer nada, termina inmovilizándose casi por completo. La frustración ante la inactividad se hace mayor.

19. Tenga momentos de recreación y esparcimiento (tertulias, juegos de mesa, teatro, paseos, música).

20. Ejercite la espiritualidad a través de concepto que tenga de Dios.

21. Evite accidentes. No utilice sillas para alcanzar objetos, apóyese en el pasamanos, evite la cera excesiva en los pisos, evite tapetes que se deslicen al caminar sobre ellos, coloque en la ducha o tina, tapetes de caucho; no deje objetos pequeños en el piso, use zapatos cómodos, de tacón bajo con suela de goma para realizar caminatas.

Asesoría: Carlos Alberto Cano, presidente Asociación Colombiana de Gerontología; Alberto Chacón Aponte, director Instituto de Córnea; Guillermo Restrepo, director del Instituto Gerontológico de Colombia; Athala Fortuna, nutricionista-dietista; Cartilla de Orientación para la Tercera Edad, de la IPS de Cafam.

Publicado por: NULLVALUE
Fuente: eltiempo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*