Psicología infantil Trastornos del sueño. La mayoría de los trastornos del sueño son secundarios a otros trastornos, pero pueden empeorar el problema principal.

Por lo general los trastornos del sueño no pasan de ser trastornos benignos, no se les debe subestimar, pues pueden ser el comienzo de algún trastornos de mayor amplitud. Existe una variación importante en cuando al número de horas que un bebé necesita: Generalmente puede ser alrededor de 17 horas, y al final de año de unas 15 horas.

Psicología infantil Trastornos del sueño

Psicología infantil Trastornos del sueño

En los primeros meses de vida, las interrupciones nocturnas suelen ser frecuentes, pero poco a poco el niño va estabilizando sus ritmos de sueño.

  • Debe evitar sobreestimular a su bebé durante la vigilia, especialmente en los momentos cercanos a la hora de ir a dormir.
  • Debe cuidar las condiciones externas: luz, ruidos, calor,…
  • La madre, de forma cuidadosa y afectiva, deberá arropar al bebé  para que éste pueda abandonarse al sueño sin ningún temor.

El trastorno, propiamente hablando, más común es aquel en el que el bebé duerme períodos de corta duración, seguido de despertares frecuentes, con lloros. Esto afecta la vida de la familia de forma importante.
Para poder incidir sobre este trastorno, habrá que revisar qué hace el bebé durante el día pues, generalmente, en la mayoría de estos casos se dan condiciones poco favorables para que se establezca un adecuado período de descanso.

Problemas al acostarse

El niño, en cuestión, muestra resistencia a acostarse por diferentes motivos(miedo a la oscuridad, miedo a no despertarse, por sentir inseguridad cuando está solo, por preferir la compañía y la atención de los padres,…), siempre recurriendo a excusas y/o a conductas manipuladoras. Mientras el niño va consiguiendo alargar el momento, va consiguiendo dosis suplementarias de atención y retrasando la angustia que le produce la separación.

  • Es conveniente e idóneo atajar este problema antes de que se produzca, y la forma de hacerlo es no transigir en el momento de ir a la cama.
  • Si esto ya se ha convertido en un problema habrá que establecer todo un plan:
  • Decidir y señalar en qué momento preciso el niño debe acostarse.
  • Establecer, en los momentos previos al acostarse, rituales que den seguridad al niño (es decir, hacer cosas que vayamos repitiendo cada día y que le vayan mentalizando de que se acerca la hora de dormir: leer un cuento, coger su muñeco preferido,…) pero sabiendo cómo poner punto y final y no dejar que también se alarguen incansablemente.
  • Procurar evitar actividades o juegos demasiado excitantes y activos en los momentos previos de acostarse.
  • Y, en ocasiones, sería conveniente ofrecer alguna pequeña recompensa al niño por haber cooperado en el momento de acostarse.

Despertar a medianoche

Si se produce de manera ocasional, no constituye ningún problema; sí lo será en el momento en que se convierta en un hábito.
El bebé que se despierta a medianoche porque está mojado, tiene hambre o le duele algo no se le puede, en absoluto, ignorar y habrá que proceder como convenga.
Si el niño es ya mayor deberá observarse el motivo que siempre envuelve a esas interrupciones del sueño (a quién llama, qué pide, respuestas que obtiene,…), y con esta información establecer un plan que podrán establecer los propios padres o con ayuda del especialista infantil.

Terrores nocturnos

Cuando hablamos de terrores nocturnos no nos referimos a sueños que producen miedo, sino a etapas del sueño en las que al niño le cuesta pasar del sueño profundo al superficial.
El niño no los recuerda, y poco se puede hacer para ayudarle durante ese terror; se esperará a que acabe, abrazándolo y calmándolo hasta que vuelva a la realidad.
En principio, no son algo significativo. Sí sería conveniente acudir al especialista, si se dieran con mucha frecuencia y/o se convirtieran en algo muy molesto.

Pesadillas

Se trata de reacciones de miedo ante los sueños desagradables; estas reacciones pueden llegar a ser aterradoras. Normalmente, responden a sentimientos de inseguridad, preocupaciones, miedos,…
Lo mejor es despertarle y tranquilizarle. El niño recordará su sueño.
Durante el día, puede hablarse sobre ese sueño, con el fin de ir calmando esos miedos.
Aparecen con mayor frecuencia en niños inseguros y ansiosos, que se preocupan mucho por las cosas.
Sonambulismo
El niño, sin despertarse, se levanta de la cama y deambula por la casa.
Se trata de una alteración del sueño, donde los mecanismos encargados de la relajación y la inmovilidad que, normalmente, se produce durante el sueño, son inmaduros y no actúan.
Suele mejorar espontáneamente, aunque cabe la posibilidad de tratamiento médico.

Insomnio
Es la dificultad de conciliar el sueño o, de que una vez conciliado, el niño se despierta y no puede volver a dormirse
Habrá que descartar si se está tomando alguna mediación que pueda estar provocándolo.
A partir de esta eliminación, será conveniente valorar de forma más profunda las circunstancias individuales que rodean al niño en cuestión, y establecer un tratamiento.

Hipersomnia

Es la tendencia a dormirse durante todo el día.
Habrá que descartar en primer lugar, si alguna medicación pudiera estar provocando este trastorno,y consultar por ello al especialista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*