Depilación en mujeres consejos útiles

La depilación en una de las tantas cosas que odian las mujeres, si bien todas disfrutan de los resultados cuando ya se logró lo deseado y se tiene la piel suave y no hay rastros de vellos, pero el proceso de depilación es a veces muy preocupante, causa molestias, pereza, dolor y hasta logra arrancarle lágrimas a algunas mujeres.

No existe evidencia alguna que indique que depilarse sea un acto saludable o que  o que resulta más higiénico que no hacerlo, pero remover el vello corporal es una costumbre antigua que ha sabido mantenerse en el tiempo.

Mientras la mayoría de los hombres solo acostumbran a afeitarse la barba, las mujeres se ven obligadas a  eliminar los vellos de las piernas, las axilas, la entrepierna y el rostro.

Si eres una de las muchas mujeres que sufren con el doloroso ritual de depilación, aquí en Mujer Proactiva te traemos algunos de los mejores consejos para que logres una correcta depilación en el antes, durante y el después. Gracias a estos consejos el proceso de depilación te será mucho más sencillo, efectivo y lo más importante, será menos doloroso.

Antes de la depilación

Remojar en agua tibia

Así es; remoja tus piernas en agua tibia durante 3 minutos. La depilación resulta mucho más efectiva después de la ducha, pues el agua caliente relaja la piel y abre los folículos del pelo, lo que los hace más blandos y fáciles de quitar.

Usar maquinillas afiladas

¡No uses esa que guardas desde hace meses! Las maquinillas viejas o productos desgastados no sólo resultan poco efectivos sino que hacen que el vello crezca hacia adentro, dando lugar a los odiosos pelos encarandos. Por ello, renueva tus instrumentos de depilación más seguido.

Recortar

Si vas a depilarte en zonas que nunca antes has depilado, procura recortar un poco los vellos con tijeras para que se te haga más fácil y rápida la depilación.

Aplicar gel o espuma antes de afeitar

Cuando te depiles con maquinilla, antes aplica gel, espuma de afeitar o jabón de ducha en las áreas que depilarás. Esto reduce la fricción, suaviza los vellos y por tanto hace mucho más fácil el proceso de depilación. Además, es fundamental para evitar enrojecimiento, ardor e irritación en la piel.

No depilarse enseguida de levantarse

Evita depilarte enseguida que te levantas, pues los líquidos corporales hacen que la piel se vea más hinchada. Espera unos 30 minutos para que la piel se vuelva más tensa y el tallo del vello más expuesto.

Durante la depilación

Depílate según la dirección del crecimiento del vello, de un lado hacia el otro para evitar vellos encarnados. Hazlo delicadamente, sin presión, con una sola mano.
Cuando depiles tus piernas, haz largos movimientos ascendentes. Mientras que para las axilas, te recomendamos movimientos cortos de un lado al otro, pues allí los vellos crecen de manera “desordenada”. Para el vello púbico, haz movimientos hacia arriba.
Limpia la maquinilla mientras tanto, pues los vellos que quedan en la hoja interfieren en la depilación.
No te excedas en el depilado sobre un área determinada porque puedes irritarte o cortarte, sobre todo en las áreas más sensibles, como la línea del bikini o las axilas. Esto es clave para una depilación sin dolor.
Después de la depilación

Agua fría

Salpica con agua fría. Esto te ayudará a tonificar la piel y detener cualquier sangrado.

Aplicar crema hidratante

Cuando terminamos de depilarnos, la piel queda seca y escamosa. Para acabar con ello, hidrátala con crema hidratante luego de depilarte para reducir la picazón e irritación. Esto a su vez le dará más luminosidad y suavidad a tu piel. ¡Quedará hermosa! Hay una amplia variedad de cremas hidratantes para la piel, incluso algunas especiales para post depilación.

¡No desodorantes!

No apliques desodorantes, antitranspirantes o perfumes en la piel inmediatamente después del afeitado. ¡No imaginas todo lo que puede arderte!

¿Cada cuánto debemos depilarnos?

Eso es decisión de cada una, dependiendo sus gustos, su disposición y también del ritmo de crecimiento del vello. Muchas mujeres optan por depilarse todo el año, mientras otras lo hacen solamente en verano cuando el calor y la poca ropa lo hace necesario.

Lo mismo sucede con el cuánto depilar. Muchas disfrutan de tener el cuerpo sin ningún solo vello, otras se limitan a depilar sus piernas y axilas. En definitiva, la depilación es cuestión de gustos y de la comodidad de cada persona.

Fuente: imujer.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*