El embarazo y sus cuidados

El embarazo es una de las etapas muy hermosas y motivadoras para una mujer, pero también es una etapa donde se tiene que tomar mucha precaución y otorgar ciertos cuidados especiales a la mujer embarazada para que el nuevo ser que tiene en su vientre, nazca sanito.

A continuación les daremos ciertas recomendaciones:

A. La alimentación

La alimentación de la madre es fundamental para el futuro desarrollo de la niña o niño.

Veamos:

Necesitamos una dieta variada. No es real eso de que hay alimentos prohibidos en el embarazo. Sólo dejamos de comer aquéllos que a nosotras no nos sientan bien

2 Tomaremos proteínas: huevos, leche, carne o pollo, hígado.

3 Muchos vegetales frescos y sobre todo los verdes claros y los oscuros, también papas, vegetales amarillos y anaranjados, varias veces a la semana.

4 Los cereales son indispensables, como la avena, el trigo, el arroz, el maíz, etcétera, nos dan minerales y además nos ayudan a no padecer estreñimiento.

5 Si tenemos náuseas podemos comer, en ayunas, pan tostado o una galleta sin sal.

6 Casi todas las mujeres necesitamos tomar calcio y hierro en pastillas durante el embarazo. Si no nos es posible comprar el hierro o si nos estriñe, podemos clavar uno o dos clavos de hierro en el centro de algunas manzanas crudas, y cuando éstas se pongan rojizas, nos las podemos comer.

Generalmente, la mujer embarazada sube 10 kilos todo el proceso de gestación.

B. La higiene

Hay enfermedades que pueden evitarse lavándose:

* Los dientes tres veces al día; las manos antes de cada comida y después de ir al baño.
* Los genitales después de cada relación sexual.

Si tenemos hemorroides (pequeñas abultaciones que salen alrededor del ano y son dolorosas), podemos aliviar las molestias, poniéndonos hielo o tomando baños calientes, directamente en la zona afectada. El ano debe estar siempre limpio.

C. Evitar los factores dañinos

1 Alcohol, tabaquismo, virus (como el de rubéola), rayos X, medicamentos (barbitúricos, opiáceos, sedantes e hipnóticos).

2 Los analgésicos, (como aspirinas) que sirven para quitar dolores, atraviesan la bolsa que protege al bebé y pueden ser depresivos para éste, antes del nacimiento.

La anestesia, que anula la sensación de dolor, ya sea adormecimiento o haciendo desaparecer el dolor, también puede ser dañina para el bebé.

D. Hacer ejercicio moderado

Aunque las mujeres no paremos de trabajar con las tareas que se tienen en casa, lo que necesitamos es un ejercicio más completo de todo nuestro cuerpo.

* La espalda. Conforme la panza nos crece, se va doblando la cintura hacia atrás, y esto provoca dolor de espalda. Para evitarlo hay que pararse más derecha. Podemos pasar algunos minutos, varias veces al día, pegadas a la pared, de manera que sintamos que toda nuestra espalda toca la pared, con las piernas un poco inclinadas.

* Las várices. Para evitarlas, pongamos las piernas hacia arriba 15 minutos, por la mañana, por la tarde y por la noche. También podemos poner un cojín debajo del colchón. A la altura de los pies, para que éstos estén un poco más arriba, toda la noche.

Es posible que sintamos más sueño que antes del embarazo. Así que descansemos todo lo que se pueda. No se trata de estar siempre en reposo, a menos que sea necesario.

E. Las relaciones sexuales

Durante el embarazo, con todos los cambios hormonales que están ocurriendo, el deseo puede disminuir, aunque a algunas mujeres sucede lo contrario. La pareja puede seguir teniendo relaciones sexuales durante el embarazo siempre y cuando ambos lo deseen. Si la mujer está cansada y no lo desea, debe plantearlo así.

En el último mes es importante evitar la penetración, ya que las contracciones de la matriz durante el orgasmo, pueden provocar la ruptura de la bolsa que cubre al bebé y, por lo tanto, precipitar el parto, Sin embargo, es fundamental que la mujer reciba caricias y viva su sexualidad de diferentes maneras, pero de un modo gratificante para ella.

Fuente: www.conevyt.org.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*