Cómo cuidar nuestro cabello en verano

Con la llegada del verano, estamos expuestas por estar tanto tiempo bajo el sol a dañar nuestra piel y cabello, por eso debemos protegernos adecuadamente en especial del agua salada porque lo vuelve quebradizo al pelo.

Para ello debemos usar una gorra en la cabeza, si nuestro pelo es teñido es mas propenso a aclararse con en sol y se maltrata mas, antes de usar la gorra debemos cubrir todo nuestro pelo con un spray es preferible llevar el cabello negro, Después de los baños solares debemos enjuagarnos el pelo con agua del caño y no hay ningún problema en que te laves con un champu suave y puedes lavarte todos los días.

El verano, temporada tan ansiada por muchos por ser el período vacacional más extenso de la mayoría, época estupenda para disfrutar del buen clima y poder broncearnos, también es una época potencial para la aparición de los llamados agresores externos del cabello. De entre estos agresores, los más importantes son el agua salada y los agentes atmosféricos (el sol). El agua salada altera la carga estática tanto como las propiedades elásticas del cabello, disminuyendo su peinabilidad y volviéndolo frágil y quebradizo. En cuanto al sol, sus rayos ultravioletas producen un efecto que altera seriamente las propiedades elásticas del pelo, que se manifiesta en un proceso parecido al de una decoloración química suave.

Antes de tomar el sol

Antes de tomar el sol o de bañarnos, convendría tomar una serie de sedespuesparaeeeeesto hace que medidas preventivas para evitar que nuestro pelo se deteriore en exceso. Para ello, la mayor parte de las marcas de cosméticos han sacado al mercado una serie de productos específicos para el verano como los sprays con protección, los champús con filtro solar o las mascarillas protectoras.

Los sprays con protección están especialmente indicados para las personas que lleven el pelo teñido o con mechas, ya que tanto el agua del mar como los rayos solares hacen variar considerablemente el tono de nuestro cabello. Estos productos sirven para evitar estos problemas. Se aplica por todo el cabello antes de tomar el sol. ¡Ah!, también puedes utilizarlo aunque no tengas el pelo teñido.

Otro de los productos estrella del verano son los champús con filtro solar, que son un producto exclusivo para el estío, ya que en invierno estropean el cabello. Se aplican como un jabón normal, ysu efecto es parecido al de las cremas con protección solar para la piel.

Para finalizar, es conveniente utilizar mascarillas protectoras además de los otros productos, ya que con ellas tu pelo se mantendrá impecable. Es la mejor opción para el verano, y algunas resultan bastante económicas.

Por cierto que si llevas el pelo teñido es aconsejable que, antes de salir de vacaciones, lo oscurezcas un poco, ya que con el sol y los efectos del cloro y la sal, éste se va aclarando cada vez más. Así que evita, en la medida de lo posible, toda exposición gratuita al sol durante mucho tiempo. Por ejemplo, puedes colocarte una gorra cuando estés en la playa bronceándote. Aunque si tienes pensado teñirte, no lo hagas, deja pasar estos meses de calor, ya que un pelo teñido necesita un cuidado extra. El tinte reseca mucho el cabello, y exponerlo al sol y al agua de forma continua puede acabar con su salud.

Después del baño

Como ya te hemos indicado anteriormente, el sol y el agua del mar son muy dañinos para tu melena. Es por ello por lo que después de haber estado expuesta a estos elementos es recomendable seguir una serie de pasos para que el impacto sobre tu cabellera sea el menor posible.

En primer lugar, es imprescindible que después de tomar un baño, en especial si ha sido en la playa, te enjuagues el pelo con abundante agua tibia o, mejor, fría, ya que los restos de cloro y arena tienden a secar el pelo. Tampoco hay problema en que te laves el pelo todos los días, a condición de que lo hagas con un champú suave.

Por otra parte, te aconsejamos que te apliques acondicionador cuando te laves el cabello. La función de champú es de limpieza únicamente, pero es el acondicionador el que da la protección, la suavidad, el brillo y la manejabilidad. Tampoco está de más aplicar una mascarilla reparadora una o dos veces por semana. Para casos de urgencia, existen mascarillas que no precisan aclarado y que son perfectas para el cabello muy castigado.

Posteriormente ya puedes utilizar tus cremas y fijadores que ayudan al peinado y amoldamiento del cabello. Los especialistas recomiendan que no lleven muchos alcoholes, así como productos químicos, porque estos deterioran el cabello, afectan al cuero cabelludo y, en algunos casos, causan caspa e irritaciones. Actualmente la tendencia son los productos naturales, y la mayoría de las líneas para cabellos incluyen productos a partir de plantas, flores, agua pura de montaña o placenta.

No abuses del secador. Durante el día puedes mojar muchas veces tu cabello, y si cada vez que lo haces te lo secas después con un secador de mano puedes estropearlo considerablemente. Te aconsejamos que dejes que tu cabello se seque por sí solo, de forma natural. Pero si tienes prisa y necesitas utilizarlo, cuando lo hagas nunca actives el aire caliente, sécate con el frío. Tampoco coloques nunca el secador a menos de quince centímetros de la cabeza.

Utiliza un peinado que te permita pasar el verano de forma cómoda y te favorezca a la vez. En muchas ocasiones es difícil compaginar las actividades del verano con un peinado impecable donde cada cabello esté en su sitio, sobre todo si tienes una larga melena. Para evitar problemas, una buena solución es el recogido, que te ofrece la posibilidad de hacer todo aquello que te apetece sin que tu pelo te moleste. Existen infinidad de estilos actuales y divertidos que van a permitir que cada recogido sea un mundo distinto. La tradicional coleta, las trenzas y los moños son buenos recursos que puedes explotar en sus múltiples facetas.

Los remedios de la abuela

Aún con todas las ventajas que te ofrece la cosmética, no hay que olvidar que los viejos trucos son los que mejor funcionan: cortarse las puntas para sanear el cabello (es imprescindible un buen corte después del verano), cepillarse el pelo un rato cada día y, para un pelo brillante, un buen chorro de agua fría después de cada lavado.

Además, algunos trucos caseros aconsejan aplicar aceite de oliva, crema hidratante o crema de leche batida con yema de huevo, para las puntas secas. Por ejemplo, si no usas champú con un pH adecuado puedes aplicarte un poco de vinagre de sidra (una cucharada) en un cuarto de litro de agua fría mineral.

Otro elemento a nuestro alcance que nos puede servir como acondicionador es el aguacate, ya que es rico en vitaminas A y E, en aceites naturales y en proteínas. Si mezclamos medio aguacate (sin hueso) con una cucharadita de aceite de oliva y una yema de huevo, tendremos un acondicionador muy natural. Hay que mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla espumosa, y luego lo aplicaremos sobre el cabello recién lavado y lo dejaremos actuar durante 15 minutos, para luego aclararlo con abundante agua templada.

De todos modos, algunos especialistas opinan que estos tratamientos domésticos no son muy efectivos, pues no tienen una acción duradera. El cabello tiene tres capas y por eso es muy difícil que estos productos lleguen a las tres, así que es mejor comérselos, ya que el cuerpo los absorbe y llegan por esa vía. Es por ello por lo que hay que contribuir a su cuidado con una alimentación adecuada en la que debemos incluir diversos productos especialmente beneficiosos para el cabello como el hígado, la levadura de cerveza, las nueces, los huevos o la leche entera.

Para terminar, hay que decir que el sol constituye una gran fuente de energía y un exquisito baño de vitaminas D y E, aunque debemos proteger nuestro cuerpo de las agresiones de la radiación solar para pasar un verano sin problemas.

Fuente: mujeractual.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*