Comer lento para bajar de peso

Muchas veces al ingerir nuestros alimentos lo hacemos sin masticar bien y de forma rápida, muchas veces sin percatarnos de ello. Masticar adecuadamente nuestros alimentos es una necesidad no solo para perder peso sino que es beneficioso para nuestra salud gastrointestinal.

Sin tener que cambiar tu dieta o alimentación diaria, solo modificando la forma en que ingieres tus alimentos, puedes lograr perder peso.

Tómate tu tiempo para comer y masticar de manera correcta los alimentos te ayudará a comer menos y cambiarás tus hábitos alimenticios.

La sensación de saciedad es un impulso eléctrico que proviene del cerebro a partir de cambios químicos y para que este impulso llegue a ser consciente es necesario que pase cierto tiempo. Normalmente, cuando uno comienza a comer, la sensación de saciedad, que se produce como consecuencia del aumento de azúcar en sangre, tarda entre unos 20 o 30 minutos. Así, si comemos demasiado rápido, ingeriremos más alimentos pero la sensación de saciedad arribará únicamente cuando nos sintamos atiborrados de comida.

Por supuesto, vale aclarar que comer despacio no es una forma para perder peso sino una ayuda, ya que si comemos lentamente, nos sentiremos saciados con una ingesta menor de alimentos y podremos esperar con más paciencia hasta la otra comida.

Además, cuando masticamos, la trituración de los alimentos facilita el proceso digestivo y esto indica que posteriormente nuestro organismo deberá esforzarse menos para reelaborarlos y convertirlos en la energía que necesitamos. Algunos especialistas han llegado a afirmar que si masticamos menos de cinco veces la comida, obtendremos solo un 40% de los nutrientes contenidos en los alimentos mientras que si masticamos unas 20 veces, aprovecharemos más del 80% de los nutrientes.

A la misma vez, la salivación favorece que posteriormente los alimentos no se fermenten en exceso porque han sido mal digeridos. De hecho, para aquellas personas que padecen de reflujo gastroesofágico, masticar adecuadamente los alimentos puede marcar una diferencia considerable en su calidad de vida.

Independientemente de los beneficios físicos que comporta masticar lentamente; este hábito también nos ayuda a relajarnos. Concentrarse en la comida y disfrutar de los alimentos tranquilamente, es una actividad que nos permite descargar las ansiedades y tensiones cotidianas. Al contrario, si comemos de manera rápida, la ansiedad no desaparecerá.

Fuente: pesoideal.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*